Oficinas administrativas de 7 Ministerios

FICHA TÉCNICA
Nuevo edificio de oficinas para dar servicios administrativos a siete ministerios diferentes.

EMPLAZAMIENTO: C/ Guillem Oliver, Tarragona.
CLIENTE: SEGIPSA, Sociedad Estatal de Gestión Inmobiliaria de
Patrimonio, S.A.
SUPERFICIE: 4.668 m2
PRESUPUESTO: 4.039.885 €
FECHA DEL PROYECTO: 2011.
FECHA DE LA OBRA: 2012 – Obra parada.

PREMIOS:
– Primer Premio en el concurso nacional para realizar el proyecto y la construcción de un nuevo edificio de oficinas en Tarragona para la empresa SEGIPSA, La Sociedad Estatal de Gestión Inmobiliaria de Patrimonio, S.A

MEMORIA
El proyecto aborda el planteamiento de soluciones constructivas que persiguen los siguientes objetivos:
– La máxima flexibilidad i versatilidad de las plantas de oficinas.
– La máxima funcionalidad del núcleo de circulaciones i servicios.
– La máxima eficiencia energética del edificio.
– La máxima eficiencia energética del edificio.
– Adecuación paisajística del edificio al futuro entorno construido.
– Buen mantenimiento de la Arquitectura.
Para dar respuestas a otras necesidades se plantean las siguientes soluciones arquitectónicas, constructivas y estructurales.
Se propone una solución semi-prefabricada para cubrir el fondo edificable sin necesidad de recorrer a pilares intermedios. La estructura se ha proyectado situando los soportes al perímetro del edificio, liberando todo el espacio interior de las plantas, tanto de las oficinas como de las destinadas a aparcamiento. Las plantas diáfanas permiten una total libertad para la distribución al mismo tiempo que permiten optimizar una manera sustancial la relación entre la superficie útil y la construida del edificio.
El núcleo de comunicación ha estado diseñado y dimensionado optimizando la accesibilidad y los recorridos, a la vez que se ha coordinado como los requerimientos de los servicios técnicos.
Se ha trabajado especialmente la envolvente arquitectónica, definiendo una doble piel ventilada en fachada y cubierta que garanticen un óptimo comportamiento pasivo del edificio. Las fachadas se completan con una piel ventilada en la fachada y la cubierta que garantizan un óptimo comportamiento pasivo del edificio. Las fachadas se completan con una piel exterior de piezas cerámicas, que se apoyan al extremo de las dos voladas, colaboren activamente al correcto funcionamiento estructural del forjado. Esta protección actúa como una protección solar orgánica del volumen principal. A la hora que las voladas sirven como pasarelas para el mantenimiento y limpieza de la fachada o de los balcones de las zonas comunas. Esta piel es formalizada con una celosía de piezas cerámicas que, dependiendo de la orientación i de las dependencias interiores, va aumentando o disminuyendo el espacio vacío entre las piezas.