Edificio del Reloj

FICHA TÉCNICA
Recuperación, en una primera fase de consolidación del edificio y en una posterior, adecuación del espacio para Instalar las oficinas de la Diputación de Barcelona.

EMPLAZAMIENTO: Comte d’Urgell, 157, Barcelona.
CLIENTE: Diputación de Barcelona.
SUPERFICIE: 11.200 m2
PRESUPUESTO: 8.078.363 €
FECHA DEL PROYECTO: 1987
PERIODO DE LA OBRA: 1988 – 1989
COAUTOR: Josep Gómez Serrano.

MEMORIA
El edificio del reloj, nombrado así por el reloj que corona la fachada principal, se encuentra situado en el recinto de la Escuela Industrial. Este singular conjunto que ocupa cuatro manzanas del Eixample de Barcelona, corresponden a la antigua fábrica de bordados de los hermanos Batlló. El edificio, de un gran valor histórico construido en 1869 según el proyecto del arquitecto Rafael Gustavino, estaba en muy mal estado des de los años sesenta. Su recuperación ha consistido entonces en una primera fase de consolidación y, posteriormente, en la adecuación del espacio para instalar oficinas de la Diputació de Barcelona.
Fase I: Con el objetivo de consolidar el edificio, el proyecto se basa en el refuerzo de las vigas de madera mediante vigas metálicas que quedan ocultas dentro de los arcos de fábrica. De esta manera, se ha mantenido la imagen fabril del edificio.
Además se han recalzado la totalidad de los cimientos y se han reforzado un gran número de pilares. Esto ha permitido pasar de unas precarias condiciones de seguridad a tener un contenedor capaz de incorporar nuevos usos con las cargas actuales.
Fase II: Se ha adaptado el edificio para situar oficinas administrativas de la Diputación de Barcelona. Por eso, se han proyectado una serie de instalaciones técnicas que permiten la máxima flexibilidad de ocupación i que se adaptan a la regularidad del edificio.
Las características principales de la actuación derivan de las exigencias del programa de necesidades y de un conjunto de ideas básicas que han dirigido el proceso de diseño de todas las fases:
– Instalaciones técnicas que permiten la màxima flexibilidad de ocupación y que se adaptan a la regularidad del edificio.
– El edificio dispone de instalaciones de fuerza, de corriente estabilizada, de seguridad, ofimáticas, de climatización, etc.
– Pavimento de gres con regletas registrables de madera que remarcan esta regularidad.
– Resto de instalaciones vistas.
– Restauración de los elementos ornamentales, testimonios de anteriores intervenciones en el edificio, especialmente las de la reforma (para transformarlo en la Escuela de Ingenieros, el año 1927) que dirigió Joan Rubió i Bellver según las directrices marcadas años antes por Lluís Planes.